domingo, 17 de abril de 2011

THE CHUNK CALLED POETRY

veces
es mejor
no decir nada 
que mentir a la noche
porque yo no escribo poemas
los recuerdo de vidas pasadas y eso
que no creo en la reencarnación ni en la vida
eterna y tampoco en el juicio final porque sé que yo
como tú, acabaré siendo lo que soy lo que fui lo que seré:
parte del ciclo en que unos átomos se vuelven sangre y pensamiento


ANOTHER REVOLVING TRIANGLE 
SIMBOLIZES INCESTUOUS NATURE
BEFORE OUR YEARNINGS

Keith Haring



A Vehicle of the Way (Wen Yi Tsai Tao)

And the way is as long as the mind is deep, comprising not only the personal "mind-system", but the huge memory storehouse of the "universal mind" in which "discriminations, desires, attachments and deeds" have been collecting "since beginningless time" and which "like a magician" ... causes phantom things and people to appear and move about. (Lankavatara-Sutra, 60, B, 300)

-Quoted from Preamble to
Towards a New American Poetics



FIND ANOTHER TRIANGLE
BEFORE OUR YIELDS
SILENCE

 Keith Haring 


EPÍLOGO

Hoy lanceamos este animal imaginario
que correteaba por el color blanco

                                              Raúl Zurita


Bus de regreso a Atacama


Mi mundo en una silla de ruedas
el metal no duele si no quema
si no sientes las piernas
el martirio de los metales
comenzó en un autobús
terriblemente anónimo
insonoro
sobre unos raíles
encajados en una cinta
de Moebius


el silencio

desaparece

con la carne

                       Luna Miguel

Fondo blanco, neutro, color diente para hacer sangrar lo que arde entre la frente y el occipital. Yo también tengo un pájaro, Bukowski, pero el mío es un abejaruco carmesí que vive en la cisura entre mis dos hemisferios cerebrales. En mi garganta tengo un pozo de petróleo en constante combustión por donde arden tráquea y esófago. El pensamiento es un emético y la poesía puro vómito, baba de Panero:

yo que todo lo prostituí, aún puedo
prostituir mi muerte y hacer
de mi cadáver el último poema.



Porque ya soy humus onírico y el símbolo del infinito nunca existió, por eso me tatúo seis letras y una tilde en la muñeca derecha, porque soy zurdo y no creo en la palabra si no corta o acelera un latido o un labio o unas manos...


cuerpos que se agarran de las dudas
para no caer.
                                 Cristian Alcaraz