viernes, 14 de septiembre de 2012





Una cama demasiado estrecha para la distancia que los separaba 
fue la excusa perfecta para iniciar la sutura mental ... 




... tan característica de los que se saben atrapados en una ciudad 
de por vida. Siete noches esperando el calor del pez dormido, ... 




... atrapado en las puertas de la luna. Y sin tocarse un centímetro 
de piel curtida por narcótica amapola, comenzaron a tejer la guirnalda ... 



... de su herida. ¡Ay que corona de espinas labrada en alambre 
de carne reblandecida! ...









(Cuento en cuatro tweets. Miguel Rual)

Dedicado a Henar León






3 comentarios: