miércoles, 17 de abril de 2013

Анна Ахматова






El amor conquista a través de la decepción,
con una ingenua y simple melodía.
Hace poco —qué extraño—
no eras ni triste ni gris.

Y cuando sonrió,
en tu jardín, en tu casa, en el campo,
sin importar donde estuvieses, te parecía
que eras libre de ir y venir.

Te volviste luminoso
y, bebiendo su veneno, esclavo.
Y qué grandes se volvieron las estrellas.
Incluso la hierba olía diferente,
la hierba del otoño.

(Anna Akhmatova, Otoño 1911)

Traducción del inglés de Miguel Rual




Los dibujos son retratos de la poeta realizados por A. Modigliani. La primera fotografía, titulada Anna Akhmatova, fue tomada en 1998 por Joel-Peter Witkin. La segunda fotografía es de Michael Ackerman. Aparece en su libro Half Life. El pelo del cuello de Akhmatova nos confirma que se trata de esta fotografía.


domingo, 14 de abril de 2013

Ciudades Esqueleto


Emily Roberts y María Mercromina tienen un tumblr
de "ciudades que uno no volverá a ser", ciudades esqueleto,
donde han publicado un poema y una foto, ambos
de un Oviedo no tan gris.

Aquí el enlace.


OVIEDO

Y a pesar de los seres
que la habitan,
yo levito
y sin rozar el suelo entiendo
los murmullos
que la ciudad esconde
en los pliegues de agua
que la llueven.

Dice que ella no es gris
—y digo ella porque Oviedo es una señora
adúltera—
pero que se disfraza con el sucio gris
de las palomas y de las tormentas
para que las urracas de la ciudad
no la perciban
y pueda recibir en el amplio lecho
de su fuente
—en armónica orgía—
los líricos colores del amanecer. 





Texto y polaroid  — Miguel Rual

jueves, 11 de abril de 2013



Después, con mi pluma estilográfica, taché el tatuaje aciago. Dibujé debajo de él una estrella y un corazón.
     Al despuntar el alba le abandoné. Mis ojos evitaban los suyos, henchidos de toda esa esperanza que abrigaba y no podía expresar. Me devolvió la cadena. Le di un beso, le arropé y apagué la lámpara.

   [...] me di cuenta de que había olvidado mis guantes. Subí de nuevo. Se veía luz a través del montante de la puerta. Acababa, pues, de encender la lámpara. No pude evitar la tentación de mirar por el ojo de la cerradura, que enmarcaba al estilo barroco una cabeza rapada menuda.

     MALA SUERTE, con la cara hundida en mis guantes, lloraba a lágrima viva. Durante diez minutos estuve vacilando, de pie, delante de esa puerta.



             Jean Cocteau, El libro blanco

         ♘


My heart a lonely star with no matching star
Anywhere in the universe and even so
Looking like a man for somewhere
To rest my freedom and resent it.

                              Dorothea Lasky





domingo, 7 de abril de 2013



                          Te mueves y no se forma ningún sonido.

                                                       Te detienes, levantas la vista y
                                                       en el instante en que piensas
                                                       tu próximo movimiento,
                                                       escucho una estampida de caballos.


                                                       — Miguel Rual



[...] BREEDING 
LILACS OUT THE DEAD LAND, MIXING
MEMORY AND DESIRE [...]





Cita: T. S. Eliot
Fotografías: ©Jacob Aue Sobol


lunes, 1 de abril de 2013




(Dibujo: Miguel Rual)



                                                                           The stranger who approaches on the
                                                                                                         street and says, You
                                                                                                         don’t remember me
                  
                                                                                                                    —Franz Wright