viernes, 1 de noviembre de 2013


LOS LÍQUIDOS
Pienso en los líquidos, pueden ser oscuros. Pienso en lamerte como a un mármol durísimo que tuviese que esculpir buscando la más complicada forma y en que no hubiese ningún modo de conseguirlo, y en que tendría que parar y en que no pararía y moriría de sed pero pienso en los líquidos, pueden ser de mármol. Pienso en tu forma imperfecta porque fui incapaz de lamerte bien antes de que hubieses nacido, pienso en el líquido amniótico que te fue puliendo, pienso en la leche que te perfiló los labios y pienso en juntar las palmas de las manos aguardando y aunar amar ahumar la nata de las heladas de muchos días seguidos y barnizarte y laquearte y cubrirte lúbrico porque no recuerdo tu forma antes de que hubieses nacido. Pienso en las formas, pueden ser líquidas. Pienso en las gotas con las que te rociaría y pienso pequeños vientres líquidos de transparencia pluvial o no tanta. Pienso en almendras a pulpaluz, pueden ser oscuras. Pienso que faltan noches para que te lama de la misma manera que faltarían formas de oscurecer todos los líquidos. La noche se escurre marmórea como una mandorla sin luz y yo, líquido, pienso.

JESÚS CASTRO YÁÑEZ




(Dibujo, Miguel Rual)




Jesús está aquí: http://jesuisjesus.tumblr.com/
Leedle. Temedle.
Ya viene.


No hay comentarios:

Publicar un comentario